PRUEBA HUSQVARNA 701 ENDURO


En esta ocasión he tenido la oportunidad de probar a fondo una moto que me llamó la atención desde que apareció recientemente en el mercado por su versatilidad, la Husqvarna 701 en su versión Enduro.
Aquí os traslado mis impresiones.






Esta prueba he podido realizarla gracias a Javier, amigo y compañero del Team Nitroso Levante, pero también feliz propietario de esta Husqvarna 701 modelo 2016. Javier me propuso llevarme su moto para poder probarla bien todo el tiempo que me hiciera falta, y aproveché la ocasión.

Después de recibir explicaciones de Javier sobre como cambiar los mapas de potencia del motor, desconectar el ABS, y demás detalles, inicio la toma de contacto.




Lo que más me sorprende es la suavidad del motor y que a pesar de su importante altura llego bastante bien al suelo, por supuesto con un solo pie (mido 1,77m).

Callejeando tranquilamente mientras va cogiendo temperatura sorprende por la docilidad de su funcionamiento general, un lobo con piel de cordero.

Nada más salir a carreteras secundarias y empezar a enroscar el puño ya se nota que hay mala leche en los 68cv del propulsor (74cv en el modelo 2017), lo que sumado a su ligereza, con 145kgs en seco declarados, proporciona unas aceleraciones interesantes.

Los primeros tramos de campo son unas pistas vecinales recubiertas de gravilla. Aprovecho para probar los frenos con y sin ABS, por separado y con ambas ruedas a la vez.

Con el ABS conectado, la rueda trasera es casi como si no llevara freno, el antibloqueo es muy intrusivo, aunque seguramente el Mitas E-09 que llevaba la moto detrás no ayude mucho. Este neumático aguanta muy bien el tipo en asfalto, y también en conducción relajada por campo, pero en cuanto le retuerces la oreja no consigue digerir la potencia de esta moto y pierde tracción con facilidad.

Delante, con un neumático Mitas EF-06, el ABS funciona escandalosamente bien. Supongo que un profesional podrá conseguir resultados similares sin el antibloqueo, pero yo desde luego ni en sueños podría pegar esas clavadas sin acabar arrastrándome por el suelo.

Combinando ambas ruedas se consiguen unas frenadas espectaculares por pistas rápidas que, de haber llevado un sistema similar, seguramente me hubieran ahorrado alguna caída en Marruecos cuando te encuentras una zanja u otro obstáculo circulando fuerte por pistas.

Con el ABS desconectado, el comportamiento es similar al de cualquier otra moto, suficientemente potente incluso en asfalto.
Simplemente habrá que tener en cuenta que con la potencia de esta moto las curvas llegan muy rápido, y con su peso hay que frenar y colocar bastante inercia.

Finalmente opté por dejar el ABS conectado el resto de la prueba, pero no todo son ventajas, lo veremos más adelante.



Y rápidamente llego a las pistas más interesantes. Por aquí tenemos mucha piedra, y entre tramos rápidos es frecuente encontrarse con subidas o bajadas muy rotas y con mucha piedra suelta.

He empezado con un ritmo conservador hasta acostumbrarme a la moto, y noto las suspensiones excesivamente duras, incluso incomodas en tramos muy pedregosos.
La cosa mejora claramente cuando se sube el ritmo, yendo "al ataque" se lo tragan todo.

En la primera parte de la prueba llevaba el mapa de potencia en la posición intermedia (posición 3 y superiores), y aunque a  altas revoluciones la potencia rebosa por todas partes, e incluso diría que sobra en la mayor parte de las situaciones, la he notado perezosa para subir de vueltas a bajo y medio régimen.

Me meto por una senda muy retorcida y enseguida me arrepiento de llevar el ABS conectado. Resulta imposible "timonear" derrapando con la rueda trasera, e incluso me pego algún susto. Como decía más arriba, si solo utilizas el trasero, es como si no se llevara freno, apenas ralentiza la moto en terreno suelto.

En mi opinión, si se pretende darle un uso intensivo por campo a esta moto, considero TOTALMENTE IMPRESCINDIBLE instalar el modulo que vende Husqvarna como accesorio y que permite llevar el ABS conectado únicamente en la rueda delantera.
De esta manera se une lo mejor de los dos mundos, poder disfrutar de una potencia de frenado importante con total precisión, seguir utilizando la rueda trasera para colocar la moto a la entrada de las curvas, y tener también más control en trialeras.

Al ir solo, y con moto prestada, no he querido meterme en berenjenales muy complicados para no correr riesgos, pero si he recorrido tramos suficientemente difíciles como para hacerme una idea del comportamiento de la moto en esa situación.

Me ha sorprendido gratamente por su nobleza. Transmite la sensación de ser más ligera de lo que es, supongo que han hecho un buen trabajo bajando y centrando masas. En comparación, mi KTM 640 era más torpona y se notaba el peso más alto, también llegaba peor al suelo con la 640, a pesar de tener una altura de asiento similar.
Pero no hay que perder de vista que tiene mayor envergadura y peso que una moto de enduro.

Otra cosa que me ha gustado ha sido la postura. Habitualmente elevo el manillar en todas mis motos de campo para ir más cómodo de pie, pero en esta me he adaptado con mucha facilidad. Han elegido una postura muy neutra, tanto para ir sentado como de pie.
Aún así, para jornadas largas, como por ejemplo un viaje por Marruecos, es posible que subiera un poco el manillar.



Hice una parada para tomar un café caliente y recuperarme del frío, ya que ese día había viento muy fuerte y helado, aprovechando para cambiar el mapa de potencia a la posición "full power" (posición 2).
También le quité 4 "clics" a la horquilla, tanto en compresión como en rebote, para intentar reducir la dureza que me estaba machacando los brazos.

A nivel de motor, no he notado mayor potencia con respecto a la posición intermedia, pero si una entrega de potencia más contundente e inmediata, sobre todo a medio régimen, donde anteriormente me había parecido perezosa. Me gusta mucho más este mapeado.

Con respecto a la horquilla, se nota bastante la mejora (desconozco en que posición exacta venía tarada), aunque sigue siendo durilla. Pero el cambio ha sido suficientemente notable como para que el resto de la prueba fuera mucho más a gusto.

Finalmente he rematado la jornada haciendo pruebas en asfalto.

Por carretera abierta, y en sexta marcha, hasta 110 km/h solo se nota un hormigueo, a más velocidad ya empiezan a notarse las vibraciones. Desde luego el motor no va forzado, y he visto como llegaba con mucha facilidad a 170 km/h de marcador (en un circuito cerrado al tráfico, por supuesto) con ganas de seguir subiendo.

En zonas de curvas cerradas va increíblemente bien. Aunque se nota la mayor inercia de la rueda delantera de 21" con respecto a una 17" de supermotard, mantiene una estabilidad intachable, y seguro que pone en aprietos a motos deportivas por carreteras de montaña.

Después de 123 km, y aproximadamente dos horas y media de funcionamiento, el consumo total ha sido de 6,8 litros, otra buena sorpresa. Teóricamente esto da una autonomía superior a los 200 km.
Más que suficiente para muchas salidas domingueras, y en Marruecos te permite hacer casi todos los tramos de pistas más conocidos.



Hablando de Marruecos, esta moto me parece ideal para ese tipo de viajes. Haciendo una buena previsión de los puntos de repostaje puede llegar a cualquier lado.
Se comporta estupendamente bien por pistas rápidas, aunque estén muy rotas. En sitios complicados solo habrá que tener en cuenta su mayor peso y tamaño con respecto a una moto de enduro. Por arena tracciona muy bien y tiene tanta potencia que puede subir sin problemas a las dunas más altas.

El asiento es muy duro al tacto, pero sorprendentemente cómodo incluso después de un buen rato. Los mandos son fácilmente accesibles y con buen tacto.
Creo que el marcador tiene varias funciones, pero no lo he investigado, me interesaba más el comportamiento dinámico de la moto.

Es una excelente moto para quemar adrenalina los fines de semana, tanto por campo como por asfalto retorcido.

Obviamente no es la moto ideal para ir a trabajar de lunes a viernes, ni para hacer viajes largos por asfalto, no está pensada para eso.

Tampoco la veo adecuada para gente con poca experiencia por campo, sus suspensiones duras y su potencia te pueden poner en aprietos. Sin embargo tiene muchísimo potencial para alguien con experiencia que quiera hacer algo más que enduro con su moto, como puedan ser viajes offroad, o dejar goma pegada al suelo en una carretera de montaña.



Además de poner el modulo para el ABS, personalmente también le anularía el sensor de la pata de cabra, ya que en alguna ocasión, y acelerando fuerte en terreno muy roto, la moto se ha parado obligándome a detenerme y meter punto muerto para poder volver a arrancar.

Para el uso que le daría yo, esos son los únicos tres puntos que tocaría: ABS solo en la rueda delantera, anular sensor de pata de cabra, y suspensiones un poco más blandas. Por lo demás he disfrutado mucho con esta moto.

Javier me comenta que el pedal de freno es bastante frágil, y se rompe con facilidad en caídas. Ha realizado algunas mejoras en la moto, como el cubrecarter, o los protectores de tapas laterales de motor R&G.

Mi conclusión es que es una gran moto, muy divertida, y una de las pocas opciones en el mercado actual de trail-enduro.

Os pongo un vídeo-resumen de la prueba.




Introduce tu dirección email para recibir los próximos artículos:


100% libre de spam

4 comentarios:

  1. Muy bueno el reportaje, como siempre, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto disfrutaste con la moto de Javi. Buen reportaje maquina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que me iba a sobrar tiempo, pero al final se hizo corto! jajaja

      Eliminar