INSTALANDO UN CUENTAKILÓMETROS DIGITAL KOSO DB-01R


En unos días toca vivir nuevas aventuras con la "DRomedaria", mi fiel Suzuki DR 650 RS modificada.

Una de las cosas que tenía pendientes era instalarle un cuentakilómetros digital, ya que desde que la aligeré de todos sus componentes innecesarios para un uso campero iba sin ningún tipo de reloj ni indicadores.








La DRomedaria ha estado una temporada ociosa en casa de un amigo, mientras disfrutaba y abusaba de una pobre KTM 640 Enduro. Casi dos años parada no han sido impedimento para que arrancara con unas pocas patadas y me deleitara con el grave sonido de su pom-pom-pom a través del genuino escape Arrow Dakar.

Sinceramente, no necesito cuentakilómetros ni chivatos en una moto tan básica que prácticamente utilizo únicamente por campo, y la he llevado sin relojes en muchas salidas y dos viajes por Marruecos sin mayores problemas. Pero la necesidad legal de tener que pasarle la ITV me ha obligado a buscarle un cuentakilómetros bueno, bonito, barato y homologado.

Cuando estuve modificando mi Honda XL650V Transalp para uso offroad, y después de una aparatosa caída en la famosa Playa Blanca de Marruecos que destruyó carenado y relojes, me decidí a montar un cuentakilómetros digital que tenía muy buena pinta y un precio razonable. Un Koso DB-01R.




Este reloj lleva cuentakilómetros, tacómetro, nivel de combustible (para las motos que lleven sonda), kilómetros totales y un parcial. También lleva chivatos luminosos de punto muerto, intermitentes, luces largas y presión de aceite.

Se puede utilizar en motos de dos y cuatro tiempos con cualquier cantidad de cilindros.

Quedé muy satisfecho puesto que este cuentakilómetros era incluso más preciso que los relojes originales, en velocidad, revoluciones y nivel de combustible. Mucho más pequeño y ligero que el tablero original.

A día de hoy, y después de muchos años de trato extremadamente duro, sigue montado en la moto y funcionando perfectamente.


Así que me pareció una excelente opción volver a montar el mismo cuentakilómetros en mi Suzuki DR 650.

Lo he comprado en una tienda de Ebay, por 96€ más 9€ de portes por traerlo desde Alemania hasta la puerta de mi casa.

Aproximadamente una semana después de comprarlo, lo he recibido en mi casa perfectamente empaquetado para evitar daños.




En la caja vienen los siguientes componentes:
_ El reloj digital
_ El cableado principal que se conecta al reloj
_ Una bolsita con robacorrientes para no tener que cortar los cables eléctricos de la moto
_ Los imanes y dos soportes de diferentes medidas para el sensor de velocidad
_ Un soporte para el reloj que se puede montar en un manillar de 22mm
_ El sensor de velocidad con su cableado, así como el cableado para las RPM
_ Instrucciones de montaje en inglés y un par de pegatinas de Koso

Además en la caja del envío habían metido fotocopias con las instrucciones de montaje en alemán.




Ahora es cuando toca aprovechar mi poliglotismo con las instrucciones en inglés. No es difícil, ya que están muy bien redactadas, y para los que no hablen inglés se puede utilizar el traductor de Google. De todas maneras vienen fotos e ilustraciones  para facilitar la tarea.


No he conseguido encontrar el diagrama eléctrico de la DR 650 RS en internet, pero he obtenido el de la DR 650 R que es muy parecido, salvo algún que otro cambio de color en los cables. Lo he imprimido y adjuntado a las instrucciones de montaje.




Koso indica que su reloj pesa 90 gramos, pero a mí me salen 97, mentirosillos! O puede que esos siete gramos de más sean la lámina protectora de la pantalla.
Es increíble lo poco que pesa, ni se nota en la mano.




Tengo guardado un conector de unos relojes rotos de DR, así que no voy a necesitar los robacorrientes que venían con el kit Koso. En su lugar voy a empalmar los cables con los de este conector que irá enchufado al cableado de la moto.




Para tener uniones de cables más limpias, voy a protegerlas con tubo termoretráctil. Son tubos aislantes para cables eléctricos que se venden en diferentes medidas. Al aplicarles calor (con un mechero por ejemplo) se contraen hasta la mitad de su tamaño, dejando los cables atrapados y protegidos del agua y la suciedad.

Antes los vendían por metros, pero ahora se venden por cajas o bobinas en las tiendas de repuestos del automóvil. Así que he ido a un taller de audio para coches y le he pedido amablemente al dueño que me vendiera un trozo. Me ha dado un metro de tubo de 3,2 mm por la desorbitante cantidad de 80 céntimos de euro.




Con una pinza de electricista que cuesta una miseria haremos un trabajo más limpio.




Y aquí podéis ver los cables unidos y sus respectivas uniones selladas con el tubo termoretráctil. 
El conector azul es el que se conecta al cableado de la moto, mientras que el negro va enchufado al reloj digital.




Obviamente, luego irá todo encintado. Los cables innecesarios han sido aislados. Aquí es cuando he descubierto que mi DR 650 no lleva sensor de presión de aceite, por lo que no se puede aprovechar esa función del reloj. Supongo que en Suzuki confiaban en su motor. Una pena que las principales averías del mismo se deban a descuidados que llevan el nivel de aceite demasiado bajo y se cargan el árbol de levas y sus apoyos en la culata.


He intentado utilizar el cable original de la moto que va al tacómetro para las RPM, pero no funcionaba. Así que he utilizado el cable que viene con el kit Koso y se conecta a la bobina de alta.




El conector de la bobina no era compatible con el del cable, así que he buscado un conector en el cable que manda la señal desde el CDI hasta la bobina, y bingo!, los conectores son iguales. También podría haber utilizado un robacorriente, pero así queda todo más limpio y con mejores conexiones.




A continuación pasamos al sensor de velocidad. 
Coloco un imán dentro del agujero de uno de los tornillos Allen que sujetan el disco de freno. El día que tengamos que quitar el disco, necesitaremos otro imán para sacar este.




Cuantos más imanes pongamos, más fiable será la lectura de velocidad.
En la Transalp solo puse uno, y en cuanto empezaba a moverse la moto daba una lectura perfectamente fiable.

Sin embargo, aquí pondré dos. De esta manera, si perdiera uno en un viaje intensivo, podría reprogramar el reloj para que siguiera dando correctamente la velocidad con un solo imán.
En el kit Koso vienen seis imanes. Solo hay que tomar la precaución que estén situados a igual distancia uno de otro. Como mi disco lleva cuatro tornillo, puedo poner un imán, dos o cuatro.

A continuación coloco el soporte del sensor de velocidad en uno de los tornillos de la pinza de freno.
En el kit Koso vienen dos soportes, uno para tornillos de 8mm y otro para tornillos de 10mm. 
Yo he utilizado el de 8mm, y he tenido que poner un tornillo un pelín más largo para que sujetara correctamente la pinza de freno.

Hay que ubicarlo de tal manera que el agujero donde va a ir el sensor quede justo enfrente de por donde va a pasar el imán cuando gira la rueda.




Y colocamos el sensor aproximadamente a medio centímetro de distancia del imán. El kit trae una llave Allen que permite apretar el sensor en su soporte.
Utilizando bridas de plástico guío el cable del sensor unido a la tubería del líquido de frenos hasta el reloj digital.




A continuación falta programar el reloj. 
Es muy sencillo e intuitivo, utilizando los dos botones de ajuste. Introducimos el ciclo del motor (dos o cuatro tiempos), el número de cilindros, la cantidad de imanes que hemos colocado en la rueda, la circunferencia de la misma, la resistencia de la sonda de nivel de gasolina y algunos parámetros más. Incluso podemos introducir los kilómetros reales de la moto para que empiece a contar a partir de ahí.

Y ya tenemos el reloj funcionando perfectamente.
En lugar de utilizar el soporte del manillar que viene con el kit Koso, he cogido una pletina metálica y la he doblado para fijar el reloj a la estructura del faro.



Es una pena que no pueda utilizar dos funciones importantes del reloj, como son el nivel de combustible y el testigo de presión de aceite, ya que mi DR 650 carece de las sondas necesarias.

En este cuentakilómetros solo echo de menos que no tenga reloj horario, pero tampoco es que sea algo muy importante.

La relación calidad-precio es insuperable, y es posible que en un futuro recicle este cuentakilómetros para otra moto.

Por cierto, lleva número de homologación europea grabado en la parte trasera, y esta misma mañana he pasado la ITV con el sin ningún problema, igual que en su día con la Transalp.


Comprar un Koso DB-01R



Introduce tu dirección email para recibir los próximos artículos!


100% libre de spam!


No hay comentarios:

Publicar un comentario