LA HONDA SHADOW DE SENÉN

VLX600

De nuevo escribo sobre una moto con la que me cruzaba ocasionalmente y que me llamaba mucho la atención por el buen gusto en las modificaciones.
Una Honda Shadow muy bien retocada.














Hace unos días os hablé de la preciosa BMW Café Racer de Sebastián, y poco después de la radical pero efectiva Transalp "Mad Max" de Ángel, pero en esta ocasión cambiamos totalmente de registro.
 
Tuve la oportunidad de quedar con Senén, el propietario de esta maravilla, para tomar café, charlar sobre motos, e improvisar una sesión fotográfica de su Shadow.
 
Además me pasó unas cuantas imágenes del proceso de transformación y me dió muchos detalles de las modificaciones efectuadas.
 
Todo empezó con la búsqueda de la moto. Senén tenía claro que quería una Shadow 600, que es una base excelente para modificar por su sencillez y buen diseño estético. De hecho, es un modelo frecuentemente retenido por preparadores custom.
Logró encontrar un modelo americano, allí se llama VLX600, en muy buen estado, aunque recargada de todo un abanico de accesorios cromados.

VLX



El primer paso consistió en eliminar todo lo superfluo y empezar a desmontar la moto para su profunda transformación.


Stripping down



En la parte trasera se cortaron los dos brazos del chasis que soportan el asiento del pasajero y el guardabarros original. La idea era modificar un guardabarros, que al parecer provenía de una Kawasaki custom, para fijarlo al basculante y dejarlo lo más cerca posible de la rueda.


Trying mods



El paso siguiente consistió en pintar chasis y motor de negro satinado, para a continuación pulir los filos de los aletines de los cilindros consiguiendo un aspecto muy logrado.
Se aprovechó la ocasión para repasar la mecánica de la moto.

Black on black



Y con paciencia se empieza a montar el conjunto, aprovechando para retocar casi todas las piezas de la moto y darles un toque personalizado, como el faro original pintado o los fuelles en la horquilla.

Building up



La moto va cogiendo forma poco a poco, con las mínimas piezas de carrocería posibles, pintadas con un color muy logrado que consiste en una mezcla de dorado y negro, añadiendo un sombreado y rematado con un barniz mate.
También se añade un sillín monoplaza montado sobre muelles.




Se sigue modificando y rematando detalles durante días para lograr un conjunto homogéneo en el que no se deja ni un aspecto de la moto sin revisar.

El resultado final es fantástico, con una combinación de colores muy acertada, y una sobriedad de líneas que contrasta con el trabajo que se aprecia hasta en la más mínima pieza.

honda shadow bobber chopper custom



Esta moto llama la atención desde cualquier ángulo.
Los escapes han sido sustituidos por unos simples tubos perfilados y pintados, mientras que los colectores han sido recubiertos de cinta anticalórica.



 
Las llantas también han sido pintadas en negro, y los puños sustituidos por otros de aspecto antiguo y color similar a la carrocería.







Se ha sustituido el velocímetro original por uno más pequeño ubicado en el lateral izquierdo del depósito. Esto permite tener la zona del manillar muy despejada con los mínimos testigos luminosos empotrados en la tija superior.




En la siguiente foto observamos con mayor detalle el sillín monoplaza, así coma la chapa realizada a medida debajo del mismo para tapar el hueco del chasis. Los grandes plásticos laterales han sido sustituidos por unas sencillas rejillas negras.




La parte trasera ha sido la que más modificaciones ha recibido, con un guardabarros recortado directamente anclado al basculante. Una estructura realizada a medida con varillas de acero refuerza el conjunto y permite poner ocasionalmente un pequeño asiento trasero.
Otra estructura parecida sostiene la matrícula y el piloto, que el día de la sesión de fotos estaba ausente por un pequeño percance.




 
Me ha gustado mucho la moto de Senén, ya que el buen gusto y la sencillez han reinado a la hora de transformar totalmente esta Honda Shadow 600. Como es costumbre en las motos que suelen aparecer en este blog, esta máquina se utiliza a diario como vehículo habitual.
 
Es difícil englobarla dentro de un estilo concreto, aunque podría decirse que es un bobber con algunos guiños a las motos militares de la segunda guerra mundial, como remarca su dueño, y que se puede apreciar en la rejilla del faro o en la elección de colores.
 
Si queréis charlar de motos, o haceros un tatuaje, Senén ejerce su arte en el estudio de tatuaje "Saloon 64 Tattoo", situado en la calle Bazán, 31 de Alicante.
Podéis ver muestras de sus obras de arte en Facebook o Instagram buscando Saloon64Tattoo.


saloon64tattoo






Si quieres recibir los próximos artículos, introduce tu dirección email:


 


2 comentarios: