SUSTITUYENDO LA BOMBA DE FRENO

Replacing brake pump KTM 640
Una manera de mejorar la frenada, es sustituyendo la bomba de freno por una de mayor potencia.


Esto se hace mucho en motos dirigidas a competición.











Cuando compré mi KTM 640, venía modificada para uso como Supermotard en circuitos, con sus ruedas de 17 pulgadas, neumáticos asfálticos y otras modificaciones para mejorar sus prestaciones en ese ámbito.

Una de las modificaciones realizadas, había sido sustituir la bomba de freno delantero original por una radial, como las que llevan las motos deportivas modernas.
Esto hace que con menos presión en la maneta, obtengamos mayor potencia de frenada, y se nota mucho cuando se complementa con discos de freno más grandes o pinzas con más pistones.

En mi caso, como voy a utilizar la moto por campo, necesito una bomba de freno menos agresiva a la hora de tocar la maneta, para evitar bloqueos inesperados
Además, las bombas radiales suelen llevar un depósito de líquido de frenos de plástico, muy frágil en caso de caída, y por campo las caídas son frecuentes.

Radial pump



Así que voy a sustituir la bomba de freno delantero Brembo radial que llevo actualmente por una convencional que me dé un tacto más dosificable por campo.

Tenía pensado poner esta bomba de freno Brembo proveniente de una KTM 625 SuperMoto:




Pero finalmente, voy a montar una Nissin que tenía por casa. Es la bomba de freno original de una Honda Transalp 650.
Tiene un poco más de potencia que la de la 625, ya que la Transalp lleva dos pinzas de freno, mayor capacidad de líquido en el depósito, una maneta más corta, y el ajuste de distancia de la maneta más robusto.

Aquí podéis verla encima de la bomba de KTM 625:




El montaje ha sido muy fácil, he vaciado el depósito de la bomba que iba a quitar con una jeringa de plástico, soltado el tubo hidráulico, y montado la bomba nueva.
Primero había comprobado que los diámetros de las tuberías eran compatibles, y el ángulo de salida en la bomba similar.

Para purgar el líquido de frenos, y sacar todo el aire que había entrado en el circuito al sustituir la bomba, he utilizado el mismo método que cuando cambié el líquido de frenos en la parte delantera y más recientemente en la trasera. Recuerdo que el líquido de frenos es muy corrosivo y puede dañar pintura y plásticos, es mejor tener cuidado.

Hay que utilizar ese método de bombeo y purga hasta que dejen de salir burbujas de aire por el macarrón transparente.

Y aquí veis el resultado final, a falta de modificar levemente los conectores eléctricos para la luz de freno.




Tengo un poco más de potencia que con una bomba de freno original, pero sin que el inicio de la frenada sea demasiado agresivo, y pudiendo dosificar con más facilidad.

También se puede seguir el procedimiento inverso, y sustituir una bomba de freno por otra más potente, depende del uso que vayamos a darle a la moto.
En una página de Ebay italiana he visto bombas de freno radiales a buen precio, las tienen Brembo y Nissin. Nunca he comprado en esa tienda, pero tienen buena puntuación, y el texto está en varios idiomas.

Por último, decir que ninguna bomba de freno radial, latiguillos metálicos, o pastillas de freno de competición va a mejorar un sistema de frenado en mal estado de una moto vieja, solo son parches temporales. Lo mejor es tener todo el sistema en buen estado.
Los frenos son la parte más importante de la seguridad conduciendo una moto, mejor no tocar nada si no se sabe bien lo que uno está haciendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario